01 de desembre 2012

Enrique Toribio

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
Imatges de la xarxa.


5 comentaris:

tecla ha dit...

Qué belleza de imágenes. Parece que los dioses del mundo estuvieran lloviendo.
O como si llovieran dioses por todas las esquinas.
O como si los dioses de la capilla Sixtina se hubieran escapado.

Qué deseo de abrazarles, de quererles. De danzar en ellos.

Xim ha dit...

A eso yo lo llamo "poner toda la carne en el asador", ya me entiendes...besotes

Miquel Àngel ha dit...

Molta carn, realment. Molt maques les fotografies i demostra que tenim molts de músculs amagats que no arribam a saber on son .

David Hornero ha dit...

Magnifica serie de un fotografo magnifico. Abrazos.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Ahhh, això es erencia pura del nostre Barroc, menys espiritual mes carnal , però Barroc.